Poemas – Por Kabir (poeta hindú)

Extraído do “Cien Poemas de Kabir”, Librería Hachette S. A., Tradução do inglês (da versão de Rabindranath Tagore) ao espanhol por Joaquin V. Gonzales.

1

Un cruel dolor me agita día y noche,

y no gozo un instante de sueño;

Ansío unirme a mi Amado, y la casa de mi

padre ya no me ofrece ningún agrado.

Las puertas del firmamento están abieras,

y el templo está revelado:

Encuentro a mi Esposo y dejo a sus pies la

ofrenda de mi cuerpo y de mi espíritu.

2

¡Oh siervo!, ¿por dónde andas en busca de mí?

Mira que yo estoy a tu lado.

Yo no estoy ni en el templo ni en la mesquita:

no estoy ni en la Kaaba ni en el Kailash.

Ni estoy en los ritos y cerimonias,

ni en el Yoga, ni en la renunciación.

Si eres un verdadero buscador, al fin me encontrarás:

me encontrarás en un momento del tiempo.

Kabir dice: “Dios es el aliento de todo aliento.”

3

No es necesario perguntar, de un santo, a qué casta pertenece.

Porque el sacerdote, el guerrero, el mercader

y todas las treinta y seis castas buscan igualmente a Dios.

Es, así, una locura preguntar cuál puede ser la casta de un santo;

El barbero ha buscadora Dios, y la lavandera y el carpintero;

Y aun Raidas anduvo en busca de Dios.

El Rishi Swapacha fue un curtidor, por su casta.

Hindúes y moslemitas por igual han realizado

ese desígnio, en el cual no existe señal alguna de diferencia.

4

¡Oh amigo!, espera en Él mientras vivas;

conoce  mientras vivas; compreende mientras vivas,

porque en la vida reside la liberación.

Si tus ligaduras no son quebrantadas mientras

vives, ¿qué esperanza de liberación puedes

tener en la muerte?

Sólo es un sueño vano el creer que el alma

consumará su unión con Él después de

abandonar el cuerpo:

Si Él es hallado ahora, Él será hallado entonces;

Si no, nosotros sólo tenemos que ir a habitar

en la Ciudad de la Muerte.

Si tú realizas la unión ahora, tú la realizarás después.

“Bañate en la verdad, conoce el verdadero

Guru, ten fe en el verdadero Nombre!

Kabir dice: “Es el espíritu de la investigación

el que ayuda; yo soy esclavo de ese espíritu

de investigación.

5

¡No vayas al jardín de las flores!

¡Oh amigo, no vayas allí!

¡En tu cuerpo está el jardín de las flores!

Siéntate entre los mil pétalos del Loto, y allá

contemplarás la Belleza Infinita.

6

Dentro de este vaso terrestre hay jardines y

arboledas, y dentro de él está también el Creador:

Dentro de este vaso están los siete océanos y

las innúmeras estrellas.

La piedra de toque y el experto joyero están

dentro de Él;

Y dentro de este vaso, el Eterno deja oír su

música y el manatial brota hacia fuera.

Kabir dice: “¡Escúchame, amigo! Mi Amado

Señor está también adentro”.

7

Hacia ti has atraído mi amor, ¡oh Fakir!

Yo dormía en mi cámara, y Tú me despertastes

llamándome con tu voz, ¡of Fakir!

Yo me ahogaba en las profundidades del Océano

de este mundo, y Tú me salvaste

levantándome con tu brazo, ¡oh Fakir!

Con sólo una palabra tuya, y ninguna más,

Tú has hecho desgarrar todas mis ligaduras, ¡oh Fakir!

Kabir dice: “Tú has unido tu corazón a mi corazón, ¡oh Fakir!

8

Cuéntame, ¡oh Cisne!, tu antigua leyenda.

¿De qué tierras vienes, – ¡oh Cisne! – y hacia

cuál ribera vuelas?

¿Dónde tendrás tu reposo – ¡oh Cisne! – y

qué es lo que buscas?

Despierta esta mañana tambíen – oh Cisne! -,

¡levántate y sígueme!

Hay una tierra en la cual ninguna duda ni

tristeza dominan: y donde el terror de la muerte

no existe jamás.

Allí las selvas de la primavera está en flor,

y la fragante esencia – “Él es yo” – nace en el viento.

Allí la abeja del corazón vive en su profundidad,

y no anhela otro deleite.

9

Allí donde reina la Primavera, señora de las

estaciones, allí la Música Intangida resuena por sí sola.

Allí las corrientes de la luz fluyen en todas direcciones.

¡Pocos son los hombres que pueden cruzar hacia esa ribera!

Allí donde millones de Krishnas se mantienen con las manos juntas,

Donde millones de Vishnus inclinan sus cabezas,

Donde millones de Brahmas leen los Vedas,

Donde millones de Shivas se pierden en la contemplación,

Donde millones de Indras residen en el firmamento,

Donde los semidioses y los munis son innumerables,

Donde millones de Saraswatis, diosas de la música, tañen el vina,

Allí está mi Señor autorrevelado; y la esencia

del sándalo y de las flores mora en esas produndidades.

10

¡Oh corazón! ¡El Espíritu Supremo, el Maestro Soberano,

está cerca de ti: despierta, sí, despierta!

Corre a los pies de tu Amado, porque tu Senõr

está junto a tu cabecera.

Has dormido el tiempo de innúmeras edades;

¿y no despertarás esta mañana?

Publicidade

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s

Este site utiliza o Akismet para reduzir spam. Saiba como seus dados em comentários são processados.